Una de las cosas que muchos se plantean para vender productos de programas de afiliación es crear landing pages, páginas de aterrizaje o páginas de venta. Se trata de un tipo de página web orientado a conseguir conversiones, con un call to action muy definido, que en este caso sería la compra del producto.

Si simplemente ponemos los enlaces de afiliados dentro de los post de nuestro blog, no digo que no pueda funcionar muy bien. Sin embargo, en ocasiones el link pasará desapercibido, ya que los usuarios se quedan simplemente leyendo el artículo, o entran en el enlace, pero sólo para verlo, no para comprar el producto.

Landing page

¿Por qué pasa esto?

Muy fácil. Porque el público general de los blogs no tiene por qué estar pensando directamente en comprar. Simplemente, están leyendo, comparando, pensando. No necesariamente tomarán una decisión de compra impulsiva. Pasará un tiempo hasta que consigas ganarte su confianza y acaben comprando el producto que tú usas y recomiendas. No lo harán el primer día.

En cambio, si creamos una landing page enfocándonos ya en un público ya “maduro”, que está buscando información sobre qué producto comprar, hay muchas más probabilidades de conseguir ventas. Este tipo de lectores son los que ya están convencidos de que quieren comprar, y están dispuestos a hacerlo en este momento porque quieren empezar ya o tienen prisa.

A este tipo de público es al que orientaremos nuestra landing page, teniendo en cuenta los siguientes consejos.

Consejos para hacer una landing page que convierta

Primero, ten en cuenta que para hacer una landing page necesitas tener algún conocimiento de HTML y programación. No obstante, también se puede hacer a través de algún programa online para landing pages, que resulta más fácil y cómodo. Hablamos de páginas donde lo que tiene que quedar muy a la vista es, no un formulario de contacto, sino un botón de comprar, que podrá aparecer por ejemplo al final.

Teniendo todo esto en consideración, a la hora de componer la página ten en cuenta estos aspectos.

1 Llama la atención del lector

El usuario tiene prisa, así que tendrás que ofrecerle una página muy visual, donde la información se presente de modo muy esquemático. Letras grandes y una referencia al problema más inmediato del lector conseguirán que continúe leyendo.

2 Destaca las ventajas del producto que vas a vender

No hace falta que profundices en exceso en las características del producto. Señala de forma muy esquemática las ventajas exactas que te proporciona el producto. Ojo, no se trata de poner generalidades del tipo “este producto es muy bueno”. El lector lo que quiere es solucionar su problema. Entre las ventajas, debe quedar claro que ese producto le ayudará a hacerlo.

3 Incluye un vídeo de recomendación

Algo que puede estar muy bien para vender un producto es crear un vídeo de recomendación. Por ejemplo, con los productos y servicios online suele ser muy habitual. Antes de comprar un espacio en un hosting, viene bien que alguien que lo ha usado nos enseñe en un vídeo cómo funciona y cuáles son sus ventajas. También si vas a vender algún tipo de programa online sobre SEO, community management, etc.

Que puedan ver con sus propios ojos lo que van a comprar. De esta forma, también se darán cuenta de que tú has probado el producto del que estás hablando y tendrán más confianza en ti.

4 Habla en primera persona y di quién eres

Cuando el producto es de otro y no tuyo, el mejor testimonio eres tú. Expón de manera sincera algo que no podías hacer antes y cómo te ha ayudado a solucionarlo. Puedes poner incluso tu nombre y tu fotografía, ya que eso transmite muchas más credibilidad que cuando quieres vender algo de forma anónima.

No tengas miedo a vender. Tú lo que estás haciendo, en realidad, es ayudando a los usuarios de tu blog, recomendándoles un producto útil, que está bien de precio y les ayudará a resolver su problema. Aporta tu experiencia personal y quedarás como un experto.

5 No vendas lo que no conoces

Lo peor que puedes hacer es intentar vender un producto que no has probado primero. El público se acaba dando cuenta de esto, ya que en tu manera de expresarte se notará que no conoces a fondo el producto, que eres muy genérico y que hablas de oídas. Si luego resulta que el producto no cumple con lo que prometes en la landing page, los usuarios quedarán muy insatisfechos contigo.

Por tanto, no te arriesgues. Vende sólo aquello que tiene que ver con tu actividad diaria. Por ejemplo, si te dedicas a crear páginas web, puedes crear una landing page hablando sobre diferentes tipos de hosting para contratar que tú has usado y cuáles son sus ventajas. Pero vender un producto para bajar de peso, si nunca lo has usado, ni necesitas bajar de peso, realmente, no dará mucha confianza.

6 Destaca el call to action

No es lo mismo poner un formulario para obtener nombres y correos electrónicos, que vender un producto. Aquí no es tan importante el formulario, sino el botón de comprar. No basta que haya enlaces de afiliados repartidos por la página. Lo más recomendable es que el link de afiliado esté contenido en un botón o imagen de “comprar ahora” o algo por el estilo.

De esta forma, evitarás que los lectores se pierdan al llegar al final y sepan muy bien lo que tienen que hacer.

7 No te olvides de posicionarla

No sirve de nada tener una landing page a la que nadie llega. Hablamos de páginas estáticas, no son un blog de actualización diaria. Por tanto, primero, tiene que estar bien hecha desde el punto de vista de SEO. Y segundo, debes tener algún motor de tráfico web que te permita conseguir visitas. Por ejemplo, tu propio blog.

En su defecto, también puedes hacer publicidad con Google Adwords para tratar de conseguir muchas visitas en poco tiempo. Pero si vas a hacer esto, tienes que asegurarte de que cumples con las normas de Google Adwords para la seguridad de los usuarios.

Ten en cuenta que es una cuestión de tiempo que logres posicionar tu página de aterrizaje. Puedes hacer varias posibilidades y ver qué resultados tienes. Ve efectuando cambios hasta que encuentres un punto en el que ves que aumentan las conversiones.

¿Estás creando una landing page para vender productos de afiliados? ¿Cómo lo estás haciendo? ¿Cuál es el principal problema que tienes? Cuéntame tus adelantos en los comentarios, y si crees que este artículo puede ayudar a alguien, compártelo en tus redes sociales.

¡No Te lo Pierdas!