El mercado internacional de compra-venta de divisas se llama Forex. Su abreviatura lo indica todo: Foreing Exchange o la mayor red virtual para el canje internacional de divisas. Forex nació realmente el 15 de agosto de 1971 cuando por orden del presidente Richard Nixon el dólar dejó de ser convertible en lingotes de oro. Así inició la libre fluctuación de divisas según la ley de la oferta y la demanda dando lugar al cálculo diario de las tasas de cambio entre todas las monedas de la canasta mundial.

Desde entonces y con la ayuda de las nuevas tecnologías e internet nació el mercado Forex: un espacio virtual donde apostamos a favor o en contra de ciertas divisas. Y en este juego de información podemos ganar un bueno dinero. ¿Pero de qué forma?

Forex foto

Cómo funciona el Forex.

En Forex se mueven alrededor de 4.0 trillones de dólares diarios. Es un mercado abierto 24 horas al día siete días de la semana y se desarrolla en el espacio virtual. Las compras y las ventas se hacen en línea. La clave para ganar (o perder) dinero es especular sobre el precio de una divisa. Es decir si su valor subirá o bajará en relación a otras divisas.

Participan en este mercado cambiario las instituciones financieras con sus brokers o corredores así como los clientes. Son personas físicas o morales que invierten su dinero en empresas de corretaje para que estas instituciones los negocien en Forex y así obtener una ganancia.

Para invertir en Forex debes comprar una divisa y vender otra simultáneamente. La primera regla del este mercado en línea es que hay pares de divisas. Cuando decimos que el dólar está muy fuerte nos referimos a la debilidad de su contraparte, que puede ser el euro a la libra esterlina. Dentro del par de divisas denominamos divisa base a la primera y divisa variable a la segunda.

Si el inversor cree que la primera divisa del par (divisa base) se puede apreciar frente a la segunda (o divisa variable) abrirá posiciones (o invertirá su dinero) en la primer moneda. Se le llama operación alcista. Si por el contrario espera que la primera divisa del par se devalúe comprará la segunda divisa en la llamada operación bajista.

Veamos un ejemplo práctico de operación alcista aplicada al par EUR/ USD. Supongamos que el euro tiene posibilidades de fortalecerse frente al dólar americano en los próximos meses. Entonces compraremos el par esperando que aumente el precio del euro para luego vender esta divisa y obtener así buenas ganancias.

Lo mismo aplica para una operación bajista. En el par USD/GBP pensamos que el dólar americano podría devaluarse frente a la libra esterlina. Vendemos el par y cuando el dólar baje de precio lo compremos a un precio inferior para obtener un beneficio.

El valor de las monedas en Forex no varía demasiado. Pongamos que queremos comprar euros con dólares. Una operación prototipo sería comprar 10.000 euros en el mercado Forex de EUR/USD a un precio de 1.45. 10.000 euros serían 14.500 dólares. Quinces días o incluso quince minutos después cambiamos nuevamente los euros por dólares a una tasa de 1.52. 10.000 euros serían entonces 15.200 dólares con lo cual ganaríamos 700 USD. Es un supuesto ideal, claro está, pero permite entender el mecanismo.

Apalancamiento y PAMM: claves del Forex.

Para ganar realmente en este voluble mercado se requieren grandes cantidades de dinero. El apalancamiento sirve a este fin. Estamos ante una forma de crédito virtual que nos da la opción de negociar grandes cantidades con un dinero que no tenemos. Un apalancamiento de 1000 euros a 100:1 nos permite negociar 100.000 euros usando solo 1000 euros reales (1000 x 100). Pero estas cifras son peligrosas si las aplicamos al mundo real. Si abro una cuenta de 1000 euros en un banco de inversión puedo iniciar con un apalancamiento del 10:1 gracias a lo cual puedo terminar ganado unos 50 euros o perdiendo alrededor de 25. Si aumentáramos nuestro apalancamiento al 100:1 podríamos ganar hasta 500 euros de una tacada pero también perder 250, una cantidad nada desdeñable.

Como dice el refrán más vale pájaro en mano que cien volando.

Y en el juego del Forex todo depende de nuestro broker o el banco que gestione nuestra inversión. Por ello es aconsejable abrir una cuenta PAMM (Percentaje Allocation Managment Module) mediante las cuales los traders gestores centralizan las cuentas de otros inversionistas. Las PAMM funcionan como fondos de inversión con un especulador-jefe que dirige la cartera colectiva en este complejo mercado de divisas.

Ganancias y pérdidas quedan así repartidas entre el pool de inversores. Para cualquier novato que quiera entrar en el Forex, elegir entre la amplia gama de PAMM que ofrecen los bancos es más aconsejable que arriesgarse solo. Cabe recordar que en esta bolsa de divisas los márgenes de ganancias no son muy elevados y se requieren sólidos conocimientos de política, economía y globalización. Ganar dinero con Forex es posible pero solo si mantenemos la cabeza bien fría.

¡No Te lo Pierdas!