Mucha gente se pregunta qué hacemos en la bolsa de valores. ¿Qué es la bolsa de valores y cómo funciona? Partimos del ejemplo de mostrar un poco las diferencias con el sistema financiero tradicional, que es lo que la gente más conoce. Tenemos el sistema financiero, que es el sistema que casi todos conocemos, en donde existen los ahorristas, la gente que tiene dinero. Esta gente pueden ser personas físicas, pueden ser empresas jurídicas, que tienen un dinero y lo depositan en las entidades financieras, llámense bancos o financieras. ¿Cuál es el negocio de los bancos y financieras? Básicamente, tomar ese dinero del público y hacer préstamos. Estos préstamos pueden ser préstamos personales, para consumos y préstamos empresariales, para empresas que quieran agrandar su negocio.

invertir dinero

 Préstamos

En este caso, vamos a hablar de los préstamos que les dan a las empresas. En promedio, nuestro sistema financiero tiene el 65 % del ahorro a la vista. ¿Qué quiere decir eso? Que la gente deja su dinero en el banco o en las financieras para tener disponibilidad inmediata de esos recursos. Solamente el 35 % de los depósitos son depositados a mayor plazo o a plazos mayores de un año. Esta gente recibe por sus ahorros -y vamos a referirnos a la gente que se anima a invertir a un poco más de plazo, seis meses, un año, 18 meses- una tasa de interés por ese dinero que está invirtiendo. Vamos a suponer que esa tasa de interés sea, aproximadamente, de 10 % en guaraníes. El banco, con esos recursos, los vuelve a prestar a las empresas y, si bien depende mucho del nivel de las empresas la tasa que le van a prestar, vamos a hablar en torno al 17 % en guaraníes. Hay una diferencia entre lo que el banco le paga a los ahorristas y lo que la empresa paga en el banco. Esto es la ganancia que obtienen los bancos y las financieras. Esto se llama, normalmente, spread financiero. ¿Por qué gana este porcentaje el sistema financiero? Porque ellos están asumiendo el riesgo de los préstamos que están entregando. En la bolsa de valores, lo que le decimos a la gente es: “¿Qué te parece si, en vez de ser ahorrista, te convertís en inversionista y, a través de la bolsa, invertís directamente en las empresas?” A través de dos formas: bonos o acciones. ¿Qué gana este inversionista? Las empresas que emiten en bolsa -principalmente, en nuestro país, bonos- emiten bonos para financiarse a mediano y largo plazo. Vamos a suponer una emisión de bonos, que solemos tener, con una tasa del 15 %. Entonces, la empresa emite bonos y paga 15 %. ¿Quién recibe ese 15 %? Los recibe el inversionista en forma directa por invertir en esa empresa. Entonces decimos: “Gana 50 % más de lo que ganaría invirtiendo en un banco o en una financiera”. Es correcto, pero acá el inversionista asume el riesgo de la inversión que está realizando en la empresa. Así como acá el banco también asumía el riesgo de prestarles a las empresas, acá el inversionista es el que asume ese riesgo y, por eso, gana 15 % en vez de ganar
10 %.

Herramientas de los inversionistas

La gente que invierte en bolsa tiene diferentes herramientas para cubrir esos riesgos. Primero, uno puede saber a ciencia cierta los balances de las empresas. En ese sentido, está en iguales condiciones que el sistema bancario para tomar decisiones mirando información de la empresa. El banco también hace un análisis de riesgo por cada crédito que va a entregar. La gente que invierta en la bolsa de valores también puede hacer ese análisis de riesgo para saber en qué empresa invertir o en qué empresa no.

Por el otro lado, hay una posibilidad de diversificar. ¿Qué quiere decir esto? El banco también tiene un máximo que le puede prestar a cada cliente. Nosotros, a través de la bolsa, podemos establecer también máximos para invertir en cada empresa. De esa manera, hacemos una distribución de riesgo entre diferentes empresas a la hora de invertir.

Otro punto que tenemos en cuenta desde este año: existen calificadoras de riesgo. Estas calificadoras de riesgo lo que tratan de medir es la posibilidad real de pago que tienen estas empresas, con los vencimientos o compromisos que están asumiendo.

 Acciones

La otra forma de financiar a las empresas a través de la bolsa es si la empresa emite acciones. ¿Qué son las acciones? Básicamente, yo estoy siendo socio de esta empresa que está cotizando en la bolsa de valores. Por lo tanto, yo no le estoy dando un préstamo, que sería la emisión de bonos, sino que yo estoy comprando acciones y me estoy jugando al éxito que pueda tener la empresa en el futuro. En el caso de los bonos, yo cobro intereses; en el caso de las acciones, cobro dividendos.

Pero lo que la gente ve mucho, principalmente en el resto de los países, es el tema de las acciones, donde dice: “La bolsa subió muchísimo, la bolsa bajó muchísimo, mucha gente ganó dinero, mucha gente perdió dinero”. Eso ocurre principalmente cuando hablamos de acciones, porque las acciones, aparte de pagar un dividendo, a nivel mundial cambian mucho de precio. ¿Y por qué cambian de precio? Porque, normalmente, los inversionistas, que creen que una empresa va a estar mejor, que va a crecer, que van a tener más posibilidades de cobrar dividendos, hacen que mucha gente quiera comprar acciones de esa empresa y, por lo tanto, esas acciones se vuelven más cotizadas.

 ¿Cuál es la diferencia entre las acciones preferidas y las acciones ordinarias?

La diferencia reside en que las acciones preferidas le dan al inversionista una preferencia en el cobro de los dividendos. Habíamos dicho que los accionistas tienen dos tipos de ingresos: dividendos y variación de precios. Las acciones preferidas le otorgan al accionista o al inversionista una preferencia en el cobro de los dividendos. Entonces, de todo lo que la empresa gane, primero le tiene que pagar a los accionistas preferidos. Hablando de la relación riesgo-beneficio, ¿cuál les parece que tiene que ser la acción más rentable? Evidentemente, la acción ordinaria debería tener una tasa de rentabilidad mayor a las acciones preferidas.

En nuestro mercado, muchas empresas están empezando a emitir acciones preferidas, y algunas están empezando a explorar la posibilidad de emitir acciones ordinarias. Habíamos dicho, también, que hay una variación de precios. Normalmente, las acciones preferidas no son tan volátiles en el precio porque tienen un dividendo fijado ya de antemano.

Fuente Javier Hernandez

¡No Te lo Pierdas!