Ya sabes qué es vender y las bases para iniciar la venta por internet. Falta saber los modelos de negocios que a día de hoy se aplican para la intermediación comercial en línea. Porque no todo es comprar un dominio, diseñar una página web y esperar que todo fluya. Hay varios modelos de negocios conocidos que se aplican en internet. Te contamos algunos ejemplos de e-commerce.  

 

ventas en Internet

 

Esquema B2B

Es la venta “business to business”, es decir, el intercambio de productos y servicios de una empresa a otra. Un negocio fundado en el modelo B2B estaría enfocado a vender a otras empresas que necesitan de algún tipo de mercancía o servicio en su proceso de fabricación para llegar al cliente final.

 

Te pongo un ejemplo muy claro: un modelo de empresa B2B sería una entidad que se dedique a la creación y construcción de tiendas online para otros negocios. Sus clientes no son los compradores de las tiendas online, sino la entidad o profesional que le haya contratado. Lo mismo pasa con una agencia de marketing online.

 

Con el fuerte crecimiento del emprendimiento en la nube, este tipo de esquema empresarial (que desde el punto de vista del cliente-empresa sería ‘outsourcing”) está cobrando una gran importancia. Todo el mundo empieza con poco capital. No puede mantener desde el primer día a un equipo de trabajadores en nómina para hacer tareas de programación, redacción, diseño web, estrategia SEO, social media, product management y un largo etcétera.

 

Las empresas externalizan estos servicios cuando ven que les hacen falta y es ahí donde reside el negocio. También sucede lo mismo con los productos: hacen falta proveedores de software que trabajen como mayoristas, fabricando o vendiendo la “maquinaria digital” que necesitas para trabajar. Tampoco tiene por qué ser algo tangible: puede ser por ejemplo formación para empresas.

 

Esquema B2C

Es el modelo tradicional de tienda minorista que vende a un cliente final. Tus clientes serían directamente las personas físicas que compran el producto final y no las entidades jurídicas.

 

¿Un ejemplo? Cualquier tienda que te venga a la cabeza: Mercadona, Mediamarkt o Toy’surus son canales B2C. Pero no olvides que algunas tiendas puede que tengan también otros canales B2B. No son modelos excluyentes. Me explico: una tienda al por menor de productos informáticos (B2C) puede también disponer de un servicio de mantenimiento informático para empresas (B2B). En algunos casos se pueden crear sinergias entre ambos modelos.

 

Gracias al desarrollo del comercio electrónico, hoy día está viviendo un momento de adaptación a los nuevos hábitos de los consumidores. La gente compra ya directamente a través de Internet, no necesita ir a una tienda física. Puede conocer las características de lo que desea sin salir de su casa, tan sólo mirando la pantalla del ordenador y apretando dos o tres de botones. Tenemos compras rápidas, sin colas, ni esperas, que van a parar directamente a una base de datos, donde llevamos un registro de todo lo que vendemos.

 

Este es uno de los modelos empresariales más simple, porque en estos momentos cualquier persona que tenga los conocimientos adecuados puede montar una tienda virtual. Si no te lo crees, puedes leer nuestro artículo “Cómo crear una tienda online” y empezar tú mismo a desarrollar el proyecto de tus sueños.

 

No diremos que tienes garantizado el éxito; mentiríamos. Pero ya no necesitas disponer de un capital económico tan elevado para ponerlo en marcha. Fundamentalmente por la eliminación del espacio físico y, si haces dropshipping, hasta de la propia mercancía: 0% de inversión en almacenes, 0% de inversión en stock. En cambio, otros elementos como la estrategia, los conocimientos de marketing y el capital humano (que también son dinero, no lo olvides) ocupan la parte principal de la escena.

 

Esquema C2C

Internet ha creado una enorme aldea global donde cualquier persona puede hacer transacciones con otras de casi cualquier parte del globo. Prescindiendo del entorno empresarial de toda la vida, es lo que habitualmente venían siendo los anuncios clasificados de los periódicos, sólo que ahora lo hacemos por Internet.

 

Se me ocurren un montón de ventajas de este modelo C2C, cliente a cliente, donde las personas prescinden de los intermediarios para deshacerse de lo que no les hace falta. En teoría, no es un modelo empresarial en sí, ya que no intervienen más que personas físicas, sino un método que usan los particulares para vender objetos de su propiedad, es decir, de segunda mano (aunque nunca se hayan usado).

 

Hay muchos tipos de páginas con las que podemos hacer nuestras ventas: subastas, venta directa (como Ebay o Amazon). Sin duda, esta es la mejor manera de iniciarse en el mundo del e-commerce. Si estás interesado en empezar con las ventas online, te animo a que leas mi artículo Páginas para vender en Internet“.

Muchas personas ganan dinero a través de este esquema y con el tiempo construyen un negocio. En el fondo, cuando empiezas a hacerlo de manera profesional y compras mucha cantidad para revender, ya estaríamos hablando de un “business” y no de las actividades aisladas de un particular.

 

Espero que este manual de comercio electrónico te haya gustado y tengas todo lo que te hace falta para empezar a vender por Internet. Si no es así, estamos encantados de que nos cuentes tus dudas en los comentarios.