Hoy quiero hablaros del dropshipment o dropshipping, en qué consiste, cuáles son los mejores productos y distribuidores mayoristas, así como cuáles son las ventajas y desventajas de esta forma de vender. Aunque este sistema de ventas es muy antiguo, se ha vuelto a poner de moda gracias al auge del e-commerce y el mundo de las tiendas online. Particularmente si hablamos del dropshipping en español, el ámbito está todavía en mantillas debido a la debilidad del tejido empresarial en el ámbito online, aunque ya parece que está empezando a despegar.

Son muchas las empresas proveedoras mayoristas que nos dan la oportunidad de trabajar mediante este modelo. Incluso se han creado directorios que sirvan como plataforma para contratar a los mejores. Si quieres crear tu propia tienda online o vendes al por menor a través de Ebay, este artículo tratará de aclararte algunas dudas para que puedas empezar a conseguir tus primeras ventas.

Dropshipment

Qué es el dropshipping

El dropshipping es un método de envío de los productos donde el minorista (o sea, tú) hace las ventas, pero es el fabricante el que se ocupa de la entrega directa. Tú actuarías como un intermediario entre las empresas proveedoras y los clientes, cobrando la diferencia entre el precio de venta al público y el precio al por mayor del fabricante. Pero no tienes que hacer envíos, ni empaquetar nada, ni disponer de stock.

Esto hay que entenderlo bien: ya no hablamos de marketing 

de afiliados, donde cobras una comisión por venta. La compra te la hacen a ti: a través de tu página web, blog, Ebay o lo que sea. Tú recibes el pedido en tu base de datos, envías el aviso a la empresa (bien por un software o manualmente por e-mail) y ésta se encarga de hacerle llegar al cliente su compra sin que éste se entere de quién le ha enviado el producto.

Mejores productos para dropshipping

Hay muchos segmentos que puedes explotar sin disponer de la mercancía. Algunos de los más populares son los siguientes:

  • Informática: consolas, ordenadores, productos informáticos, etc.
  • Telefonía: teléfonos móviles, iPods, gadgets, tablets…
  • Ropa: moda, vestidos, trajes, abrigos, pantalones y camisetas de marca.
  • Lencería: ropa interior de alta costura y mundo del sex-shop.
  • Bolsos y complementos: bolsos de moda, joyas para mujer, relojes, etc.
  • Perfumes: fragancias de grandes marcas, olores exóticos, etcétera.
  • Artículos para bebés y premamá: suele ser un tema que gusta mucho, ya que es un tema que los padres conocen bien.
  • Productos chinos y exóticos: muchas empresas con productos exóticos “made in China” o “made in India”, desde objetos de arte chino hasta zapatillas baratas, pasando por la comida y la decoración asiática, son grandes dropshippers.

No son estos los únicos, evidentemente, y hay muchos sectores todavía por explotar, ya que hablamos de comercio electrónico en español. Lo mejor es decantarse por lo que mejor se venda, ser muy específico y posicionarse bien. Más vale hacer dropshipping de “jarrones chinos” que de arte chino en general, por ejemplo, ya que te será más fácil de posicionar.

Mayoristas para dropshipping

Uno de los trabajos previos que debes hacer es encontrar una distribuidora que haga dropshipping o, como también los llaman, un dropshipper. Es una tarea que no siempre es fácil y por eso existe algún sitio para que hagas una búsqueda. Puedes entrar por ejemplo en www.mayoristasdropshipping.es, un buen directorio para encontrar dropshippers en España.

Otra forma recomendable de buscar distribuidores es escribiendo “dropshipping + el nombre del producto que quieres vender” y te saldrán unas cuantas cuyas condiciones deberás estudiar. También es bueno preguntar opiniones en foros, como en la comunidad de Ebay.

Basta con encontrar la distribuidora adecuada, conseguir un catálogo, elegir los productos y empezar a subirlos a nuestra tienda online. A primera vista suena muy sencillo (al menos más que montar una empresa con stock), y es verdad que es un sistema que tiene sus ventajas.

Ventajas

Hay muchas razones por las que es conveniente contratar un distribuidor o mayorista que haga dropshipping. Sobre todo si estás empezando y no tienes mucho capital, es una de las opciones que deberías barajar. Te explicamos algunas:

  • No te hace falta tener stock. Te ahorras invertir tu capital en la mercancía y el riesgo de comprar artículos que no sabes si lograrás vender. Tendrás un catálogo más amplio que tu inventario, si es que tienes mercancía.
  • No necesitas un almacén. Como no vas a tener físicamente los productos, te ahorras la inversión en almacenes donde guardar los productos.
  • No tienes que hacer envíos. El proceso de la recogida y entrega de los artículos es mucho más rápido. No tienes que empaquetar (lo hace la distribuidora), ni que contratar una agencia de envíos de paquetes, ni nada. Sólo hay que facilitar los datos del cliente a la proveedora cuando llega un pedido.
  • Catálogo amplio y actualizado: muchas empresas sólo incluyen en su base de datos lo que han vendido alguna vez o tienen en stock. Si salen productos nuevos y no los compran, es probable que nunca lleguen a su catálogo online. Contratando una distribuidora con un gran inventario en el que esté todo lo importante, es mucho más fácil que no se te pase nada.

Por supuesto, no todo son ventajas y hay algunas razones por las que el dropshipment puede ser arriesgado o presentar problemas.

Desventajas

Trabajar mediante este sistema de entregas también puede presentar algún problema. Algunos se pueden evitar y otros no dependen de ti, pero es bueno tenerlo en cuenta antes de empezar con las primeras ventas.

  • Dependes de otra empresa: aunque tengas la mejor tienda online del mundo, si tu proveedora trabaja mal y tarda en enviar los pedidos, los envía defectuosos o se queda sin mercancía, los clientes se quejarán a ti y perderás credibilidad. Si no sabes inglés, otro problema puede ser la barrera del idioma si buscas dropshipper extranjero.
  • Responsabilidad legal: aunque tú no hagas el envío, eres tú el que facturas y te haces cargo de los cobros de los clientes, los impuestos y el pago al proveedor. Cualquier reclamación te la harán a ti.
  • Devoluciones: cuando el cliente quiere devolver un producto, eres tú el que tendrá que hacerse cargo de la devolución, ya que te lo enviará a ti y no al proveedor, por lo que tendrás que costear los gastos de envío al dueño.
  • Competencia: no eres el único que se dedica a esto. Hay otros como tú que también han oído hablar de él y montan tiendas online para vender los mismos artículos de la distribuidora. Si sólo haces dropshipping, no tendrías nada exclusivo. Por eso es importante buscar un nicho poco explotado y rentable.

Conclusiones

Ya hemos visto que el drop shipment tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Pero una vez asumido en los costes que hay factores que convendrá prevenir, todo parece indicar que es una buena forma de emprender en la nube, principalmente por dos factores: puedes hacerlo desde tu casa como autónomo y no necesitas una inversión inicial en mercancía. No obstante, siempre es conveniente llegar a disponer de algún stock en el futuro para combinarlo con artículos que no tengas en tu inventario.

El reto por ahora para ti será encontrar un dropshipper realmente profesional que fabrique o distribuya lo que tú quieres vender. ¿Has trabajado haciendo dropshipping? ¿Qué te parece este método para vender en Internet?