Quizá el título le parezca similar al resto de los que andan haya afuera, pero ciertamente, en estos últimos años han estado surgiendo nuevas técnica de fraude online. Este artículo va dirigido tanto para el comerciante que honradamente vende su producto en línea, y para el comprador que quizá tema por su dinero e integridad.

Es evidente que en el exterior existen miles de personas con malas intenciones que solamente se enfocan en ganar dinero por Internet sin importarle si hacen daño a otras personas o no. Perdón, quizá me expresé de manera general, porque en realidad, negocio o no, muchos métodos de ganar dinero en línea son un fraude, pero bueno, ya le comentaré pronto.

Así mismo me permite darle los siguientes consejos ante una compra por parte de un cliente “X”. Y por parte del cliente, que conozca cómo los malhechores trabajan para desbancarlo y dejarlo en la calle.
fraude online

 

 

¿Le gusta ganar dinero, no toma precauciones? ¡Tenga cuidado!

 

Sucede que muchas personas con negocios por Internet no toman interés en este tema. Incluso algunos les da igual que sea una compra ilícita, después de todo, si ganar dinero es lo que importa, un poco de moral y ética tirada a la basura no vendría mal. Lo sé, sueno muy directa, pero lo siento, conozco personas con ese y peores pensamientos.

Lo que ellos no saben, o no han experimentado, es que la responsabilidad legal de que se apruebe una venta en línea recae sobre ellos. Los bancos, para proteger a sus clientes, exigirán todas las pruebas posibles para que se les demuestre que la venta fue legal. A parte de ello, en algunas instancias, se indaga sobre los niveles de seguridad que se tienen al momento de una venta. ¿Ahora no parece tan sencillo cierto? Por eso vale la pena tomar nota de lo siguiente.

 

 

1. Compradores nuevos

 

Cuando un nuevo cliente ingresa a su tienda y solicitad productos, sucede pocas veces que la desconfianza aparezca en situaciones como estas, aun así, si cree que es necesario entablar relación con esa persona para saber más de ella, no se limite, hágalo.

 

 

2. Compras anormales en cantidad

 

Cuando una tarjeta es robada, en general su vida activa se acorta. Es evidente que los ladrones intentarán sacarle el máximo provecho. Amigo comerciante, en lugar de alegrarse por ventas repentinamente grandes, realice una doble verificación de los datos de su cliente, le ayudará al momento de confrontar a la ley.

 

 

3. Compras repetitivas

 

Sucede lo mismo que el caso anterior, pero aquí, los ladrones son más inteligentes, no desean levantar sospechas por montos elevados, pero si lo harán por el número de producto que soliciten. Si usted observa esto,  realice la indagación necesaria, es más, si tiene el número de teléfono de su cliente, realice una llamada preventiva y evítese de problemas.

 

 

4. Compras urgentes

 

A menos que sea medicina o artículos de consumo diario, no se crea por completo los pedidos urgentes, sobre todo si estos se dan durante la noche. No confunda la impulsividad de un cliente con la urgencia por hacerse del producto por parte del impostor.