Hoy quiero hablarte de una de las partes más importantes a la hora de empezar un negocio por Internet: el modelo de negocio. ¿Qué son los modelos de negocio? ¿Cómo sabemos cuál es el más adecuado para nosotros? Al final de este artículo, conocerás diferentes tipos de negocios online que te pueden resultar útiles si estás examinando la idea de crear tu empresa.

modelos de negocio en internet

Una cosa muy importante que debes tener en cuenta; el modelo de negocio no son las fuentes de financiación. No estamos hablando aquí solamente de Adsense, o la venta de productos de afiliados. Estamos hablando de cuál va a ser tu mecanismo de ganar dinero, qué es lo que aportas, a quién se lo das, de qué recursos dispones para implementarlo y cómo vas a conseguir dinero a cambio.

 Tipos de modelos de negocio en la red

Seguramente habrás oído que hay al menos dos tipos de empresas: las que se dedican a vender productos y servicios a otras empresas (B2B, Business to Business) y las que se dedican a vender productos y servicios directamente a los consumidores (B2C, Business to Consumer). En este ámbito es donde entrarían la inmensa mayoría de tiendas online, empresas de servicios y profesionales autónomos.

Esa es una buena distinción para empezar si nos enfocamos únicamente en el destinatario, pero los modelos de negocio van mucho más allá si nos enfocamos en el mecanismo de venta.

Podemos examinar los modelos de negocio basándonos en cuál es su fuente de financiación o estrategia de venta. Veamos algunos modelos que han funcionado.

1 Negocios de suscripción

Es uno de los modelos de negocio más conocidos de la historia y que se está aplicando también en Internet. ¿En qué se basa por ejemplo el modelo de negocio de un periódico online como The New York Times? En ofrecer contenidos de valor a través de un modelo de suscripción, donde los clientes se registran por un mes, seis meses o un año, pagan un precio y reciben a cambio unos contenidos que los usuarios normales no ven.

Pero no es sólo un modelo para periódicos. Aplicaciones como Hootsuite o Google Drive lo utilizan. Para que realmente funcione este tipo de negocio, tú no puedes simplemente limitarte a crear una web, con un formulario de registro y ya está. Necesitas ofrecer algo gratis, por ejemplo, una versión limitada gratuita de la aplicación, o el producto, para “enganchar al cliente”. Eso sí que funciona, pero tiene que ser un contenido atractivo.

2 Modelo del cebo y el anzuelo

Es un tipo de negocio muy lucrativo y es el que ha utilizado Amazon con Kindle. Se venden ebooks realmente baratos (2-3 euros), que prácticamente han destrozado la industria del libro, pero aparte de eso, han aprovechado para vender los lectores de libros electrónicos, que ya son más costosos, pero son necesarios o vienen muy bien para leer los ebooks.

Piensa en un negocio en el que los precios sean muy altos y decide “reventar el mercado” como estrategia de venta, entrar con precios extremadamente bajos para llamar la atención. Utilizando ese reclamo, entonces aprovechas para vender otro tipo de productos un poco más caros que te permitan obtener unos ingresos.

 3 Negocios de marketing multinivel

Este modelo de negocio se basa en el concepto de referidos. Un negocio empieza sobre la base de múltiples distribuidores o vendedores que ganan una comisión a cambio de vender el producto. Cuantos más leads obtienen, más comisiones ganan, y no sólo por las suyas propias, sino por las de los nuevos clientes conseguidos por sus referidos.

De este modo, tu negocio se va ampliando y ampliando con el incentivo del pago, pero lo que tú ganas será siempre superior a lo que debes pagar en comisiones a tus distribuidores. He dedicado bastante tiempo a criticar a algunas de las empresas que se dedican a esto, ya que los incentivos son realmente desmedidos para las ganancias que llegan a producir a los distribuidores.

No es un modelo de negocio que recomiende, ya que lo ofrecido es de escaso valor y te puede dar mala fama; sí en cambio el marketing de afiliados.

4 Negocios de marketing de afiliados

A diferencia del método anterior, en el marketing de afiliados tú vendes un producto y obtienes una comisión por ese dinero. Sin embargo, el incentivo para vender ese producto no es “ganar dinero”, sino el valor del producto en sí. Muchas empresas tienen programas de afiliación, que resultan enormemente útiles para los negocios online y que se han convertido en uno de los principales motores de los blogs de éxito.

Basar un negocio online en la venta de productos de terceros está ligado a una propuesta de valor que esté vinculada por ellos. Por ejemplo, haces un blog sobre diseño de páginas web y luego te suscribes al programa de afiliación de un hosting, que es el que usarán tus lectores para poner en práctica tus lecciones.

Este modelo de negocio es muy recomendable por varias razones: no necesitas tener un stock, ni un almacén, ni nada. Ni siquiera necesitas gestionar las ventas. Sólo te ocupas de vender el producto a través tu blog o web y ganas dinero con eso.

5 Negocios basados en infoproductos

Otro de los modelos de negocio es la creación de infoproductos. No está muy desarrollado todavía, porque aquí la inversión es alta y no siempre se obtienen resultados beneficiosos. Se trata de aquellos negocios online que obtienen sus beneficios a través de la venta de ebooks, que son libros que han escrito y que pueden ver por Internet.

¿Dónde está el negocio aquí? En que una vez creado el producto, sólo hay que preocuparse de venderlo. Sin embargo, le veo algunos inconvenientes; crear un ebook es un proceso largo y lleva una inversión de tiempo alta. Si no es un gran éxito, el retorno de la inversión puede ser muy bajo, con lo que un negocio basado únicamente en este sistema de financiación es difícil que funcione.

 6 Negocios DIY (Do it Yourself)

Son aquellos negocios en los que no se vende un producto, ni servicio en concreto, sino que lo que se ofrece es la formación para aprender a hacerlo tú mismo. Están enfocados tanto a empresas como a particulares; el objetivo es que el consumidor pague por una formación de alta calidad, que se ofrece a través de Internet: webinars de pago, cursos por vídeoconferencia, etc.

A diferencia de los contenidos por suscripción el consumidor paga un sola vez por el producto formativo. Es más parecido al infoproducto, pero se trata más bien de un servicio online. Son productos empaquetados, flexibles y útiles: son e-learning y autolearning.

 7 Negocios basados en la subasta

Son aquellas empresas donde el incentivo que aportan a sus clientes es que ellos deciden el precio. Esto es una poderosa herramienta de venta, ya que es como si hiciéramos una encuesta en tiempo real para averiguar cuál es el punto de equilibrio entre oferta y demanda.

Además, para que este negocio funcione tiene que estar basado en la exclusividad. La exclusividad hace que los precios aumenten por sí solos, ya que el producto no se lo puede quedar todo el mundo. Por ejemplo, es una buena idea para las tiendas de segunda mano que venden productos agotados en otras partes. Pero hay un riesgo también; que el precio final, en lugar de ir al alza, vaya a la baja, por lo que es recomendable poner precios mínimos de entrada a la subasta.

8 Negocios orientados a la publicidad segmentada

La inmensa mayoría de publicaciones online (blogs, periódicos, etc.) buscan un modelo de negocio que se base en la publicidad. Ahora bien, hay diferentes fórmulas: mediante la venta de enlaces, vendiendo publirreportajes o artículos patrocinados, programas de publicidad tipo Google Adsense o buscando directamente publicidad segmentada, es decir, de empresas relacionadas con la publicidad online.

El mayor inconveniente que veo en esto es que el mercado de la publicidad online requiere de una alta inversión para obtener beneficios. El dinero que gana un negocio que beba de la publicidad depende única y exclusivamente de mantener un alto tráfico web, con lo que resulta menos escalable que otros modelos de negocio. Hay determinados sectores en los que, directamente, intentar vivir de la publicidad es imposible porque perjudica a la propuesta de valor, o porque no hay empresas en ese campo.

El gran error de muchas personas al empezar un negocio es pensar solamente en qué les gustaría a ellos hacer. No piensan en dar una propuesta de valor y encontrar un mecanismo que permita conseguir unos ingresos estables y escalables, y a ser posible, pasivos, donde el trabajo realizado se pueda capitalizar.

Estos modelos de negocio no son compartimentos estanco. Cada vez más, las empresas buscan diversificar ingresos probando diferentes fuentes de ingresos al mismo tiempo.

¿Estás usando alguno de estos modelos de negocio? ¿Cuál es el que crees que funciona mejor en tu proyecto? Si todavía no has empezado tu negocio en Internet, cuéntanos en los comentarios cuál es el que te atrae más.

¡No Te lo Pierdas!