Seguramente hayas oído un montón de leyendas urbanas acerca de lo que significa ser freelance y de cómo se puede ganar dinero de esta forma. Es una vaga idea que has tenido y que te gustaría poner en práctica…
freelance
Quizás seas un joven que está buscando su primera oportunidad después de licenciarse o un empleado con experiencia que se ha quedado en el paro. Puede que seas un ama de casa que está esforzándose por llegar a fin de mes o alguien muy experto en algún tema y que quiere lanzarse a la aventura de ofrecer sus servicios profesionales por internet.

 

No importa. Eres uno de esos valientes que quieren comerse el mundo. Y ahora es cuando todos vienen contra ti.

 

Tendrás que trabajar mucho, pero éste es uno de los estilos de vida más divertidos y apasionantes que existen. Con la que está cayendo, yo creo que es para planteárselo. Empecemos por el principio.

 

 

1. ¿Qué significa ser freelance?

No siempre el concepto está claro, pero todo el mundo está de acuerdo en que es una persona que trabaja por cuenta propia. Quiere decir que eres tu propio jefe, con las ventajas (y las responsabilidades) que esto conlleva.

 

  • Tú eres tu propio jefe. Puedes decidir en qué trabajas, cuánto quieres cobrar, qué proyectos te interesan y hacia dónde quieres ir. Es quizás lo más atractivo de este tipo de trabajo, aunque las responsabilidades que conlleva también deben tenerse en cuenta.
  • Tú tienes la responsabilidad legal. A diferencia de las Sociedades Limitadas (participaciones) y las Sociedades anónimas (accionistas), como profesional autónomo tú eres la persona jurídica que hace las operaciones comerciales con su DNI y su dirección postal. No tendrás que hacer tanto papeleo como en las empresas mercantiles.
  • Tú eres tu propia empresa. No tienes que hacer una inversión inicial mínimo como en las sociedades mercantiles. Aunque algo de dinero siempre te hará falta para trabajar por tu cuenta, no tienes por qué tener una gran infraestructura ni un local físico. Tu empresa eres tú: tu capital, tu esfuerzo, tu inteligencia, tu estrategia.

                                                                                         

Entiéndeme bien. Todo esto no quiere decir que el profesional que presta servicios tenga que hacerlo en solitario, ni tenga que hacerlo siempre en su casa. Hay mucha gente con una idea de negocio muy clara que no sólo se dedica a prestar servicios profesionales, sino que vende productos.

 

Pero lo más común es que el freelance, o lo que solemos llamar así, sea una persona en solitario o junto con otros colegas que vende su tiempo y su esfuerzo en trabajar para empresas y particulares. ¿Quieres tú ser uno de ellos? Veamos qué tareas puedes hacer.

 

 

2. Tipos de trabajo freelance.

Todo el mundo que sepa hacer algo puede prestar sus servicios o vender productos si realmente hay demanda. Hay algunas profesiones incluso donde lo más típico es que la gente trabaje como empleado por cuenta propia y no mediante contratos fijos. Veamos algunas que están surgiendo al abrigo de internet.

 

  • Desarrollador web. ¿Sabes informática, entiendes de programación en Java y diseño web, puedes crear páginas personalizadas para tus clientes? Probablemente ganarás mucho más prestando tus servicios por tu propia cuenta que en algunas pequeñas empresas.
  • Community manager. ¿Eres un profesional de la comunicación, sabes conectar con la gente, tienes vocación de líder, eres asertivo, creativo y conoces bien el lenguaje y la temperatura de Facebook, Twitter, Linkedin y tantas otras? Ofrécete a las empresas para gestionar sus cuentas, difundir contenido y crear valor manteniendo una interacción constante con los clientes.
  • Redactor web. Si sabes escribir y tienes nociones de SEO y algo de marketing, puedes trabajar como escritor o copy-writter. Deberás gestionar entradas de blog, crear documentos, guías, instrucciones, e-mails o notas de prensa. Tus clientes serán agencias de comunicación o cualquier tipo de empresa.
  • Diseñador y maquetador. Hay montones de personas que se dedican al diseño web. Pero también están los que hacen banners publicitarios en Flash. O los que diseñan revistas y folletos con el Indesign y otros programas informáticos. Son multitud y suelen contar con un gran portafolio de trabajos.
  • Traductor online. ¿Conoces un idioma, has vivido en un país extranjero mucho tiempo y te sientes capaz de hacer traducciones profesionales? Numerosas personas ofrecen cada día sus servicios a través de internet a cambio de una tarifa por palabra. Puedes traducir páginas web, pero también blogs, e-books o e-mails.

 

Y como estos, hay una lista muy larga de trabajos, casi siempre relacionados con la comunicación, que puedes vender por tu cuenta. Sólo necesitas tener buena mano y un poco de ingenio para saber dónde encontrar clientes.

 

 

3. Eso quería saber yo. ¿Dónde buscar los clientes online?

Esta es la pregunta que se hace todo el mundo. Debes saber que hay una serie de sitios en los que empezar a buscar clientes, aunque a la larga lo preferible es que lo hagas directamente a las empresas. Irás ganando en imagen y credibilidad para que no tengas que ir tú a buscarlos, sino que sean ellos los que te manden trabajos. Mientras tanto, tienes las siguientes posibilidades:

 

  • Páginas para freelance. Últimamente están saliendo muchas y muy interesantes. Puedes mirar en algunas de tipo más general, como Trabajo Freelance, Nubelo, o la mas grande a nivel mundial Freelancer.com,  en las que hallarás toda clase de proyectos, o más algunas concretas de tu sector. Normalmente tú sólo tienes que registrarte y presentar tu candidatura a las ofertas de trabajo si te interesa el proyecto.
  • Envía correos electrónicos. Entérate de las empresas del sector que puedan estar interesadas en tus servicios y mándales un correo ofreciéndoles tus servicios.
  • Hazte una página web. Y si además tienes un blog, mejor. Pon tus tarifas, ejemplos de tus trabajos, clientes con los que has trabajado (si están de acuerdo) y unos datos de contacto para que te soliciten proyectos.

 

 

4. Bueno, vale, pero ¿cuánto se puede ganar?

Esa es la pregunta del millón, aunque no vas a encontrar chollos. Depende de la cantidad de tiempo y esfuerzo que estés dispuesto a invertir. Lo lógico es que aspires a ganar un sueldo completo, por encima de 1000 € mensuales, y por eso es importante que cuides bien tus tarifas.

 

Una cosa que debes tener muy clara es que habrá trabajos que no podrás aceptarlos. Tu tiempo es sinónimo de esfuerzo. Y tu esfuerzo no puede salir gratis si te vas a dedicar a esto a tiempo completo.

 

Ten en cuenta además que no todo lo que ganes será para ti; una parte se la va a llevar Hacienda. Hablamos de los impuestos.

 

 

5. Eso, ¿qué pasa con los impuestos?

Habrás visto que se han derramado ríos de tinta acerca de estos temas tributarios y aún siempre suelen quedar dudas. Mucha gente que se dedica a esto no quiere darse de alta como autónomo y considera que es mejor trabajar en negro (lo cual no es nada recomendable).

Ahora te voy a explicar cómo funcionan estas cosas para España.

Teóricamente todo el mundo que haga trabajos por cuenta propia para empresas o particulares como “una actividad económica habitual en el tiempo” tiene obligación de darse de alta como autónomo.

Ahora bien, en la práctica lo que sucede es que no está muy definido lo que se considera una “actividad económica habitual”, de manera que si no se obtienen unos rendimientos económicos elevados la Administración de Hacienda tiende a hacer “la vista gorda”, ya que puede ser más costoso para ella el procedimiento de perseguir este tipo de actividades que permitirlas.

Por si hubiera duda, jurisprudencialmente se ha considerado que si no sobrepasas cierta cantidad de dinero mensual (rondando el salario mínimo interprofesional, actualmente en 645,30 €) en principio no debería haber problemas con Hacienda en el caso de que ésta reclamara.

 

En cualquier caso, tu objetivo debe ser regularizar tu situación lo antes posible para evitar sustos (recaudando IVA, pagando IRPF y cotizaciones a la Seguridad Social?

 

 

6. Son muchos gastos. ¿Hay algún negocio para autónomos que sea rentable?

Por supuesto que sí. Las empresas están en pleno proceso de externalización de sus servicios. En algunos sectores, como la informática, el marketing digital o en la creación de contenidos, los trabajadores por cuenta propia están muy solicitados.

 

Agencias de marketing, empresas tecnológicas, start-ups, nuevos emprendedores, empresas que quieren montar su web, tiendas online que quieren posicionar sus productos… Como ves, no será por falta de posibilidades.

 

 

7. Entonces, ¿todo son ventajas?

Ni hablar. Igual que la demanda está creciendo, también hay una amplia oferta que cada vez es más global. La abundancia de profesionales poco destacados favorece que las grandes empresas hagan una criba para encontrar a los mejores. El trabajo de mala calidad no vende. Es necesario el tesón, la creatividad y un intento desesperado por imaginar, vender tu marca, especializarte y demostrar en definitiva que hay algún tipo de actividad en el mundo que nadie la sabe hacer mejor que tú y con las mejores tarifas.

 

 

Consejos para futuros freelance

Ahora te voy a mostrar algunos puntos importantes que debes tener en cuenta si quieres convertirte en un verdadero profesional independiente.

  • Busca clientes. Dile a todo el mundo que eres autónomo y a qué te dedicas. Habla con las empresas en las que hayas trabajado y llega a un acuerdo con ellas para vender tu trabajo.
  • Organízate. Aprender a gestionar tu tiempo. Dedica lo necesario a cada cosa, priorizando lo más importante: búsqueda de clientes, proyectos, relación con tus clientes
  • Valora tu trabajo. Debes poner un precio justo a cada proyecto, teniendo en cuenta los gastos que vas a afrontar y el tiempo que inviertes. No aceptes trabajos que requieran mucho esfuerzo y por los que te paguen poco.
  • Preocúpate por tu marca. No sólo trabajes para tus clientes. Trabaja también para ti. El negocio eres tú y la única forma de hacerte valorar será demostrando que lo que tú das vale mucho.
  • Descansa. Tu principal activo eres tú. Si no dedicas tiempo al descanso, no podrás trabajar, ni mantener un adecuado ritmo de trabajo. Aprovecha las ocasiones que puedas para no estar siempre frente a la pantalla del ordenador.

Ya tienes unos cuantos consejos para empezar en este difícil del mundo del emprendimiento. Es el tiempo de que lo reflexiones. Ahora me gustaría oír tu opinión. ¿Qué más cosas crees que hacen falta para ser un buen trabajador independiente?