Durante los últimos años han proliferado muchos sitios de subastas por internet que nos permiten ganar dinero subastando productos. El método es sencillo: te registras, subes un producto, asignas un precio de partida y la gente hace ofertas.

No siempre es fácil ganar dinero a través de una subasta online, ya que muchas veces si colocamos un precio muy alto es posible que consigamos pocos postores y tardemos mucho tiempo en venderlo o el sistema de pujas provoque una espiral de precios bajos. Hay otra serie de desventajas que también mencionaremos en este artículo. Pero antes veamos dónde subastar a través de la red.

 

Paginas de Subastas

 

Páginas de subastas online

En Internet podemos encontrar muchas clases de páginas de subastas. El más conocido que nos ofrece esta oportunidad es Ebay, pero hay otros más específicos. Por ejemplo:

 

  • Autorola:  (http://www.autorola.es/) una web donde se subastan coches a precios por debajo del de mercado. La web se lleva una comisión de 150 € en caso de que se venda el vehículo.
  • Artinternacional: (http://www.artinternacional.com)  dedicada a las obras de arte. No está automatizado el proceso para los vendedores y tampoco indican datos de comisiones.
  • Rastro Solidario: (https://www.rastrosolidario.org/) muy interesante en cuanto a las prestaciones. El subastador decide qué porcentaje se lleva de comisión la página, que iría a parar a una ONG y no con fines de lucro.
  • Subastas-online: (http://www.subastas-online.org/) dedicada al mundo del coleccionismo y las antigüedades. Los precios de las comisiones varían entre el 2 y el 6% al cierre de las pujas.
  • Mercadolibre.com: sólo enfocada a Estados Unidos y América Latina. Es muy parecida a Ebay en todos los sentidos.

 

Si entendemos las subastas como un negocio online, no siempre tendremos que vender, sino también comprar a precios bajos o buscar gangas para luego re-vender con una estrategia que nos lleve a recuperar la inversión.

 

 

Consejos ahorrar comprando y vendiendo en las subastas

Muchos de los productos que se compran online pueden mejorar la tasación al cabo del tiempo. O, simplemente, si hemos conseguido una ganga, no resulta difícil ofrecerla en otra web de subastas, establecer un precio de partida más alto y empezar a ganar más dinero. Algunos consejos prácticos para ganar dinero subastando productos son los siguientes:

 

  • Establece precios a la baja, pero sin pasarte: los sistemas de pujas motivan que un buen producto (tecnología, coches, arte, coleccionismo, joyas) puedan crecer más si pones un precio bajo. Pero tampoco debes pasarte, ya que si se cierra la subasta puede que lo vendas por muy poco. Se aconseja colocar al 30 o 40% del precio original.
  • Describe bien tus productos: debes ser transparente con la información que ofreces, sobre todo en lo referente al estado del producto. También es bueno colocar imágenes atractivas y dar información de por qué lo subastas.
  • Tiempo de cierre de la subasta: no debes quedarte demasiado corto, ya que las pujas podrían aumentar más. Da un tiempo razonable (nunca de horas). Incluso si necesitas liquidez, es bueno observar cómo se comporta el mercado durante al menos 7 días.
  • No compres todo: te vas a encontrar a veces gangas que son una tentación, pero a la que luego no le podrás dar mucha salida porque no es el momento. Lo mejor es especializarse en un tema que conozcas bien y te guste para que no te engañen con los precios.

 

Recuerda que en algunos sectores como el coleccionismo hay personas que viven de ello. Comprar productos antiguos, exclusivos, requiere de muchos conocimientos técnicos para saber si te están dando un precio fraudulento o estás comprando un tesoro que se revaloriza. Si te gusta este tipo de negocio, debes formarte bien y no comprar y vender a lo loco, ya que puedes hacer una mala inversión y perder tu dinero.

 

 

Ventajas y desventajas de subastar productos

El verdadero negocio de las subastas se encuentra en mirar sus puntos positivos. Por ejemplo, una ventaja clara es que te permiten obtener liquidez a corto plazo, ya que son precios muy competitivos (hablamos de productos a mitad de precio en muchos casos). Otra ventaja muy evidente es la posibilidad de obtener rentabilidad aprovechando la especulación sobre objetos de valor muy demandados, lo que trabaja a tu favor en un sistema de pujas.

 

También hay algunas desventajas y, en parte, las hemos comentado. Una de ellas son los numerosos fraudes de los que puedes ser víctima, a veces sin darte cuenta, por no conocer bien los productos que compras. Puede también que no hayas tasado correctamente el objeto que vas a subastar y acabes perdiendo dinero porque nunca se llega a superar tu previsión de pujas. A todo esto hay que unir el pago de las comisiones a las páginas, a veces un tanto abusivas y de las que, por otra parte, te podrías librar fácilmente vendiendo en páginas de anuncios clasificados, por ejemplo.