¿No te gustaría convertirte en el típico agente de seguros intrusivo y hablador? ¿Piensas que no vale la pena forzar que te compren una póliza porque la comisión lo es todo? Puede que no te guste demasiado esta profesión en su formato clásico pero incluso esto tiene remedio. La revolución digital ha llegado al mundo de los seguros. Y las reglas del juego están cambiando.

Para que entendamos el panorama completo veamos algunos artículos. Tan solo en España la venta de seguros por internet alcanzó en 2011 la cifra de 409 millones de euros siendo los autos el 80 % del total en esta cartera web. El único detalle engorroso es que la mitad de las compras deben hacerse efectivas en las oficinas de las aseguradoras.

Algo similar sucede en México donde las ventas de seguros en internet crecen anualmente un 30 %. Cantidades astronómicas que indican un cambio de patrón. Igual que la gente elige en la red la compañía más barata para contratar sus seguros, el libre acceso a la información permite otro enfoque en el mundo de las ventas por internet.

Veamos que se está cociendo en este mundo virtual.

Vender pólizas de seguro: un negocio no tan abierto.

Lo primero que debes saber es que cada país tiene sus propias regulaciones sobre quien puede y quien no puede vender seguros. En España existen los corredores de seguros que obtienen su licencia en la Dirección General de Seguros aunque también existen los agentes de seguros: una profesión que inicias en la compañía que te forma. Mediante un contrato mercantil te dan de alta en la seguridad social y así empieza tu preparación. La mayoría de los profesionales empiezan como agentes exclusivos de una compañía y tras adquirir experiencia y clientes se conviertes en agentes libres.

Pero lo cierto es que vender seguros por internet no es lo mismo que hacerlo en el barrio o en el polígono industrial. Hay abundantes cuestiones legales que los agentes libres no pueden resolver por si solos. Y la red tiene sus propios usos y costumbres.

En el mundo cibernético los usuarios buscan entre varias compañías usando los populares buscadores de seguros, como Tupoliza  http://tupoliza.com/, que permiten comparar las tarifas de todas las compañías a la hora de contratar un seguro.

Solo después de esta búsqueda masiva del mejor precio el usuario da el siguiente paso. Llama a la compañía aseguradora para cerciorarse de las condiciones de la póliza. En la tercera y última fase el interesado puede contratar su seguro en línea o en alguna oficina cercana a su casa. Y es justo aquí donde está el boom de los seguros en internet encabezado por Clickseguros http://www.clickseguros.es/.

Esta compañía está muy bien posicionada en Facebook y Twitter gracias a la combinación de humor juvenil y pólizas barata. Este pool de aseguradoras maneja el marketing digital con solvencia: chat en línea, disponibilidad permanente y DNI electrónico.

No parece, pues, que haya grandes oportunidades para vender pólizas de seguro por internet sino es bajo el amparo de una gran compañía. Aún así ¿es posible funcionar por la libre? Lo cierto es que aún no ha nacido un nicho para freelancers en el negocio de corredurías y aseguradoras por internet.

El reino 2.0 pertenece a las grandes organizaciones del sector. Internet ha conseguido un radical abaratamiento de las pólizas de coche o moto pero aunque el negocio es multinivel -bancos, aseguradoras, corredurías y fábricas de automóviles- no existen individuos que compran seguros a las compañías para revenderlas en la red a un precio aún más asequible.

Seguros en internet: un mercado incipiente.

Las licencias para vender seguros que tan fácilmente se consiguen en Estados Unidos no se repiten en España, Europa o América Latina. Comisiones e incentivos tampoco se mueven fuera de los canales institucionales. En resumen; si piensas hacerte freelance de las pólizas y vender seguros en la red una opción es buscar empleo en estas nuevas compañías online que están acaparando el mercado de los seguros de automóvil.

Para los seguros más complejos internet tampoco parece ser la panacea. A la hora de adquirir una póliza contra incendios o una póliza de vida tú y yo preferimos hablar cara a cara con el vendedor, leer la letra pequeña y conocer a los vendedores y a las compañías. Cuando hablamos de grandes desembolsos los tratos son personales.

Este es el panorama en 2013. Pero es igualmente cierto que si tienes tu licencia, tus contactos y tu cartera puedes empezar a hacer lo que aún nadie hace: vender pólizas de seguro por internet en plan freelance. Puedes armar un blog sobre el mundo de los seguros, crearte una reputación en línea participando en foros y manejando tus redes sociales con eficacia, luego instalarte Skype (con teléfono virtual incluido) y promover tu propio abanico de pólizas.

No es ilegal aunque nadie lo haya hecho. ¿Te lanzas a ser el primero?

¡No Te lo Pierdas!